ABE/MARUYAMA – Las lecciones de una lucha

Photo : Aurélien Brandenburger / L’Esprit du Judo

Hifumi Abe, de veintitrés años, es el actual Nº 3 del mundo detrás de Joshiro Maruyama, su rival, y un inesperado Nº 1, el italiano Manuel Lombardo, el que casi – y probablemente debería – ganó contra él en el Campeonato Mundial de 2019 por la medalla de bronce. Pero todo el mundo lo sabe, desde este domingo por la mañana, es él, el niño de oro del judo japonés, quien salió victorioso del gran desafío que decidió la selección olímpica, contra el hombre de Tenri, Joshiro Maruyama, de veintisiete años y actual campeón del mundo. El hermano mayor de Uta estuvo a la altura del desafío y se mantuvo activo durante toda la lucha, en su estilo emprendedor, mientras que su hermano mayor, tan tranquilo como un Buda en apariencia, trató de bajar las dos manos, lo que Abe se negó incansablemente a hacer. El rumbo parecía bastante claro: cuanto más tiempo durara la lucha, mayores serían las posibilidades de victoria para el paciente Maruyama, y el resultado sería un waza-ari obtenido en el contraataque para uno u otro. Eso es más o menos lo que pasó al final – Maruyama estaba en el asiento trasero desde el principio y parecía ganar más y más volumen a medida que la lucha continuaba, y fue en el ataque o-uchi-gari de Abe que Maruyama intentó el contraataque… pero el poderoso Abe se quedó dentro, rechazó la caída y controló el movimiento, anotando un waza-ari que estaba lejos de ser obvio, pero sin duda muy real.

Al salir de esta lucha asfixiante, ultracerrada e interminable, en la que el kumikata y la presencia mental fueron decisivos, el bicampeón del mundo de 2017 y 2018 vuelve con su destino mostrando, como hace dos años, una fuerza física y mental que inspira admiración. Ligeramente distraído en 2019, tal vez demasiado seguro de sí mismo, el que tiene un contrato profesional desde que era cadete y que ya se veía a sí mismo en lo más alto de la lista en todos los medios de comunicación japoneses de los que es la única “estrella” del judo, ya campeón olímpico el mismo día que su hermana en Tokio en el verano de 2020, Había visto al inmenso Maruyama, un genio à la Ono, que casi se deja llevar por la selección olímpica… pero Maruyama no llegará a los Juegos al final y probablemente tendrá que conformarse con un solo título mundial a pesar de su excepcional estatus de luchador. Así es como va el judo japonés.

Esta asombrosa pelea, todos los amantes la habrán visto en vivo en Youtube. Todos habrán saltado delante de su pantalla con las raras y fuertes acciones y habrán apretado las mandíbulas por mimetismo con el jefe Kosei Inoue, estirado como un arco, así como todo el público presente en el dojo del séptimo piso. Un campeón japonés llorando después de una victoria, cayendo en los brazos de su entrenador en el mismo estado, no se ve tan a menudo. Este Abe/Maruyama, si no nos ha gratificado con un festival técnico, habrá alcanzado cimas de intensidad. Y más allá del objetivo, que era revelarnos quién iba a hacer los Juegos de Tokio en -66kg, este enfrentamiento sin precedentes nos habrá recordado ciertas cosas, que también deberían hacer pensar a la Federación Internacional de Judo.

Nos lleva de nuevo a un hecho ineludible: el judo japonés es el único que puede despertar tanto interés internacional. Sigue siendo más que nunca el buque insignia de nuestra disciplina y los efectos de manga en torno a la organización internacional del judo, su profesionalización y su cobertura mediática, no se comparan mucho con este poder de atracción, que sigue siendo nuestro único activo real.

Tenemos una necesidad absoluta de los gigantes de la disciplina. Teddy Riners, sin duda… pero no son tanto los multimedallistas como los genios de la disciplina los que queremos ver en acción. No nos habríamos levantado este domingo por la mañana si no fuera por la lucha entre Abe y Maruyama, dos magníficos hombres que nos han estado observando durante años.



Acelerar los torneos, hacerlos más presentables, más televisivos… todo es inútil si no hay una buena historia en el centro. El nuestro, el del judo, es siempre el mismo: una reunión con un tema identificable y unificador, no podría ser más simple esta vez: no hay ningún título nacional o internacional en juego, sino el efectivo suspenso de una importante selección a seguir – un desafío entre dos talentos reconocidos y admirados, la esperanza del bello gesto siempre listo para salir con tales disparos, la retirada de la maquinaria táctica y las obsesiones arbitrarias a favor de la verdad del judo y la verdadera confrontación – y el tiempo para que todo esto se desarrolle ante nuestros ojos. Esta singular lucha, que ha atraído a entusiastas de todo el mundo, no aboga por la cuestionable elección de la FIP de haber reducido aún más el tiempo de lucha hasta el punto de que la misma posibilidad de contar una buena historia está desapareciendo.También podemos, paradójicamente, felicitarla por haber creado la posibilidad de esta partitura dorada de veinte minutos que permitió que esta intensa batalla se desarrollara en proporción al interés que despertó.

Al ganar esta batalla, Hifumi Abe se ha dado el derecho de soñar con un doble olímpico con su hermana Uta el 25 de julio.

Danos historias poderosas con citas claras, oposiciones emocionantes, “monstruos” capaces de expresar el judo que nos gusta ver, y que sigue siendo el primer tema de nuestra curiosidad. Danos gestos hermosos si es posible, ¡danos historias! Hifumi Abe acaba de escribir un capítulo decisivo en una historia que no dejaremos pasar. El próximo gran evento, al final de la temporada: el día de -52kg y -66kg en los Juegos Olímpicos, un potencial día histórico. Uta contra Amandine Buchard y la kosovar Majlinda Kelmendi, Hifumi contra el coreano An Baul y el ganador del Master el italiano Manuel Lombardo: los dos Abe tratarán de lograr lo imposible deslumbrándonos con su talento. No se lo pueden perder.

FUENTE: L’Esprit du Judo

Deja un comentario

0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría conocer tu opinión.x
()
x